fbpx

Venezuela experimenta su primera deflación mensual en 17 años:

En un giro sorprendente para la economía venezolana, el país ha registrado su primera deflación mensual en casi dos décadas, marcando un hito significativo en su trayectoria económica. Tras superar la hiperinflación en 2022, este fenómeno representa un cambio notable en el panorama económico de Venezuela, con implicaciones tanto internas como externas.

Según los datos proporcionados por el Observatorio Venezolano de Finanzas, una entidad creada por legisladores de la oposición debido a la falta de datos económicos oficiales, la tasa de deflación mensual en febrero se estima en un 0,5%. Esta caída en los precios al consumidor, especialmente destacada en el sector de alimentos, refleja una debilidad en la actividad del consumidor, con una disminución del 3,1% en los precios de alimentos el mes pasado, impulsada en parte por descuentos minoristas.

Varios factores han contribuido a esta situación. Uno de los más destacados es la estabilización gradual del tipo de cambio, lograda por el Gobierno de Nicolás Maduro mediante el aumento de las ventas de dólares en el mercado oficial. Este aumento en las ventas de dólares ha sido posible gracias a un suministro adicional por parte de Chevron Corp., que ha emergido como un importante proveedor en el mercado cambiario local tras recibir una licencia estadounidense para expandir sus operaciones en Venezuela.

Otro factor clave ha sido el drástico recorte en los gastos en moneda local, una medida que ha reducido la necesidad de imprimir dinero y ha contribuido a estabilizar la economía. Este enfoque en la contención del gasto interno ha ayudado a contrarrestar las presiones inflacionarias y ha sentado las bases para el actual período de deflación.

Es crucial destacar el papel del Banco Central de Venezuela en este proceso. A través de políticas que han logrado anclar las expectativas del mercado, el banco central ha generado confianza en la estabilidad del tipo de cambio, lo que ha llevado a los consumidores y a los agentes económicos a anticipar una mayor previsibilidad en el entorno económico.

Sin embargo, es importante señalar que, si bien la deflación puede percibirse como una pausa en el continuo aumento de los precios, también plantea desafíos para el crecimiento económico. La caída de los precios puede llevar a una disminución en la producción y el empleo, así como a un aumento de la deuda real, lo que requiere una gestión cuidadosa por parte de las autoridades económicas.

En resumen, la reciente experiencia de deflación en Venezuela representa un hito importante en su trayectoria económica reciente. Aunque ofrece indicios de estabilidad y control en ciertos aspectos, también subraya la necesidad de políticas económicas prudentes y sostenibles para garantizar un desarrollo económico equilibrado a largo plazo.

Suscríbete para
conocer las últimas noticias del mercado ​