fbpx

PIB de Estados Unidos en el primer trimestre de 2024: Análisis

El reciente informe publicado por la Oficina de Análisis Económico del Departamento de Comercio de Estados Unidos revela un crecimiento más moderado de lo esperado para la economía del país en el inicio del año. Según los datos presentados, el Producto Interno Bruto (PIB) creció a una tasa anualizada del 1,6% durante el primer trimestre de 2024, marcando un descenso significativo desde el vigoroso ritmo del 3,4% registrado en el último trimestre de 2023.

 

Este menor crecimiento, el más bajo desde la primera mitad de 2022 cuando la economía experimentó una contracción, ha generado debates sobre si se trata de un frenazo temporal o el inicio de una tendencia a la baja. Uno de los factores clave que contribuyeron a esta desaceleración fue el desempeño del sector exterior, con un notable aumento de las importaciones que impactó negativamente en el crecimiento. De hecho, excluyendo este diferencial entre exportaciones e importaciones, el crecimiento habría alcanzado el 2,5% anualizado, en línea con las expectativas de los economistas.

El informe también destaca que el consumo sigue siendo el principal motor de la economía estadounidense, con un crecimiento del gasto de los consumidores a una tasa anualizada del 2,5%. Esta tendencia se ha visto respaldada por una tasa de desempleo que se ha mantenido por debajo del 4% durante más de dos años, lo que ha permitido a los hogares disponer de mayores ingresos para impulsar el consumo.

Además, se observa un incremento en la inversión fija residencial, la inversión fija no residencial y el gasto de las administraciones estatales y locales. Sin embargo, el descenso en la inversión en existencias privadas actuó como un freno adicional al crecimiento.

La situación económica actual ha planteado desafíos para la Reserva Federal, que ha implementado subidas de tipos de interés para combatir una persistente inflación que se ha mantenido por encima del objetivo del 2%. A pesar de estos esfuerzos, la creación de empleo sigue siendo robusta y el consumo se mantiene sólido, lo que dificulta que el banco central considere reducir los tipos de interés en el corto plazo.

Estados Unidos ha logrado mantener una brecha en crecimiento en comparación con Europa, gracias a diversos factores como el aumento de la productividad, la mano de obra proveniente de la inmigración y el impulso fiscal. Esto se refleja en las recientes revisiones al alza de las previsiones de crecimiento por parte del Fondo Monetario Internacional para la economía estadounidense.

En resumen, aunque el crecimiento económico ha experimentado una desaceleración en el primer trimestre de 2024, la economía de Estados Unidos continúa mostrando una resiliencia notable. Sin embargo, la persistente inflación y la incertidumbre en torno a la política monetaria plantean desafíos significativos para el futuro cercano.

Suscríbete para
conocer las últimas noticias del mercado ​